JUNIO-JULIO

  • Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

CARTA DE LANDER UGARTEMENDIA

Kaixo, creemos que nada es mejor que oír de la propia voz de los misioneros la realidad de nuestras misiones, por eso desde aquí nos queremos hacer eco de su voz, y queremos que nos cuenten ellos directamente sus experiencias, su día a día. Aquí os dejo la carta de Lander Ugartemendia.
Eskerrik asko Lander.

ZIE SORO, EL SENUFO DE IRUN.

“Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12, 24).

Ya desde Irun, me dirijo a todos vosotros, hermanos y hermanas, para mandaros un cálido abrazo y relataros brevemente mi experiencia de misión en Korhogo, al norte de Costa de Marfil, durante prácticamente todo el año 2013.

Nire bihotzean txikitatik sortu zen misiolari izateko bokazioa. Kristau oro da misiolari, Jesusek eskatu bezala, bakoitza bere gizartean, bere herrian, bere etxean. 2008. urtean, Donostiako Caritasi esker, Chiapasera bidaiatu nuen indijenekin garatzen zen proiektu batean parte hartzera. Urtebete beranduago, 2009. urtean, Hijas de la Cruz kongregazioarekin Burkina Fason antolatutako lan-erretiro batean parte hartzeko aukera izan nuen. Bi esperientzi hauek, sakonak bezain motzak, zeharo inprimatuta geratu ziren nire ariman. Jesusen heriotza eta berpizundea munduko txiroenekin bizitzeko erabakia hartu nuen.

Así pues, me pongo a disposición de la Congregación Hijas de la Cruz, en cuya familia y Carisma participo. Tras analizar varios posibles espacios de misión, la Congregación estima que allí donde puedo ser “más útil” es en Korhogo, una ciudad al norte de Costa de Marfil, en el corazón de la etnia de los Senufo.

Costa de Marfil, en África Occidental, se encuentra en proceso de reconstrucción y reconciliación nacional, un país que ha sufrido una cruenta guerra civil desde 2002 hasta 2011. En el Norte, humillado y abandonado institucionalmente desde la independencia en 1960, carecía de lo más básico: agua, electricidad, asfalto, etc. El pasado es desolador, el presente laborioso y el futuro esperanzador. Ya lo dijo Jesús: “todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille será ensalzado.” (Lc 14, 11).

FOTO 1.




El día que llegué a Korhogo conocí a mi familia, los Soro, con los cuales he vivido y convivido en su humilde casa del barrio Sinistré, me atribuyeron una nueva identidad. “Desde hoy eres miembro de nuestra familia, por lo cual te apellidarás Soro, y como serás senufo, hemos pensado para ti el siguiente nombre: Zié” me dijo Alphonse, el padre de familia. “¿Y tiene significado?” pregunté. Y me contestó “Sí, significa el primero de entre los hijos”, dejándome sin palabras, emocionado. Y lanzo la siguiente pregunta: ¿somos capaces en Occidente, en el mundo desarrollado, de compartir casa, espacio y realidad, de acoger a un extranjero sin conocerlo y con un color de piel diferente? ¡Qué verdad es que los pobres nos evangelizan!

FOTO 2.


Alphonse eta Edithek seme txiki bat zuten, Junior, bi urtekoa. Ume hau Jainkoak eginiko oparirik ederrena izan da niretzat: inoiz eduki ez dudan anai txikia (seme bakarra naiz), oraingoz ez dudan seme txikia… Baita familian ere misiolari izan naiz: harreman-sistema ezberdina da Europakoarekin konparatuz, gizonezkoak ez du emaztea ondo tratatu behar, seme-alabei kasurik ez… Alphonse, katoliko bezala, berehala konturatu zen, gure elkarrizketei esker, senideak dignitatez tratatu behar zituela. Familian misiolari izatea elkarrekin bide egitea da, eskutik hartuta. Elkarrekin bidea eginez.

Las Hijas de la Cruz gestionan tres obras principales en Korhogo: un colegio de secundaria, un centro de acogida para personas con enfermedades psíquicas llamado Saint Camille (el único en toda la zona norte) y otro centro para personas con discapacidades física, cognitiva y sensoriales Don Orione (también único en el norte del país). En este último centro he desarrollado parte de mi misión, trabajando con los niños y niñas con autismo, enfermedades cerebrales, con capacidades reducidas consecuencia de un neuropaludismo, con sordomudos, etc.

Esta población está en constante riesgo y vive en el límite entre la vida y la muerte. Por un lado, las arraigadas creencias tradicionales provocan que sean considerados reencarnaciones de serpiente (del mal), y en varias ocasiones hemos acogido a niños, con las madres, que huían de las perdidas aldeas de la savana pues los querían matar. Sí, una cruel realidad que he aprendido a no juzgar. Por otro lado, estos niños suponen una gran carga para las pobres familias africanas: los niños son futura mano de obra que permitirán traer unas monedas en el futuro. Entre ocho o diez niños por matrimonio, estos niños sufren la exclusión en las familias, ya que nunca podrán traer esas monedas que permiten comprar algo de arroz para cada día. Desolador, pero he aprendido a no juzgar, ya que, salvando las distancias, en Occidente también eliminamos una vida aún sin ver la luz por tener una discapacidad. Las diferencias no son tantas.

Don Orione zentruko lana ugaria da. Iritsi nintzenean, autistak, sordomudoak… denak zeuden nahastuak. Taldeak sortzea proposatu nien arduradunei zein lankideei. Begionez ikusi eta gero, ezindu talde hoiekin terapia edo sesio zehatzak, helburu zehatzekin.

De esta manera, con grupos de diferentes discapacidades, emprendimos un trabajo más estructurado, más adecuado a las necesidades y realidad del niño o niña, etc. También era importante hacer un seguimiento de casa caso, por lo que el equipo de trabajadores decidió hacer una reunión mensual y hacer un pequeño dossier cada seis meses. Así comenzó a hacerse.

FOTO 3.


Existía también en el centro una chica francesa cooperante. He podido descubrir la gran diferencia entre ser cooperante y misionero. Ser misionero supone colaborar y mejorar dificultades tras haberse rebajado, no desde una superioridad intelectual, académica o de capacidades. Rebajarse para hacer camino juntos, de manera humilde, y salir de las dificultades también tomados de la mano.

Azkenik, misiolari izatea harrera egiten dizun gizartean parte hartzea da baita ere. Hango kultura ezagutzeko aukera ezinobea eduki det, herrixketan hiletetan parte hartu dut, esate baterako. Bertakoek begiak zabaltzen zituzten, harrituak, txuri bat beraien herrixkan ikusterakoan, are gehiago beraien dantzetan eta erritoetan parte hartzen.

Insertado en la cultura local, he sido uno más entre ellos. No se me olvidarán las caras de alegría de tantas “viejas” cuando las saludaba en su idioma, el senufo. Su manera de apretarme las manos era suave y cariñosa, a pesar de la aspereza de las mismas.

FOTO 4.


Como veis, la experiencia no ha estado exenta de dificultades, pero prima ante todo lo positivo de este humilde pueblo africano, desconocido, que atribuye al extranjero el título de rey. Nunca me cansaré de dar gracias a Dios por esta maravillosa experiencia de vida que me ha regalado. ¡Qué grande es Él! Renunciar para ganar. Por ello, a Dios, que está en los corazones de cada Senufo, le digo, les digo: Foquééna! Eskerrik asko!

Lander Ugartemendia Mujika – Zié Soro.

FOTO 5.

1 comentario :

  1. Gracias lander, es una gozada poder leer tu experiencia.

    ResponderEliminar

te pedimos que seas respetuoso con este comentario.Gracias por tu colaboración.Eskerrikasko, zure parte hartzeagaitik