OCTUBRE

  • "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

CARTA DE MARI CARMEN MARKULETA

Gaur oñatiar misiolari baten bizipenak ekartzen dizkizuegu, Mari Carmen Markuleta Karitateko Merzedari bat da, berak kontatzen digu nolakoa den bere bizitza, nola bizi eta sentitzen duen Misioa. Gaur egun Dominikar Errepublikan dago Haitirekin mugan, erreka lehor bat besterik ez du tartekatzen bi lurralde hauek.

Hoy os traemos las experiencias de una misionera oñatiarra, Mari Carmen Markuleta es una Mercadaria de la Caridad, ella nos cuenta como es su vida, como vive y siente la Misión. Hoy en día se encuentra en la República Dominicana en la frontera con Haití, solo un río seco separa estos dos territorios.


Pedernales, 11 de febrero de 2014

Kaixo a todos-as:
Desde esta ventana donde nos asomamos para conversar y compartir experiencias, me uno a vosotros para hablaros de la mía después de presentarme.  Soy Mari Carmen Markuleta, Mercedaria de la Caridad, misionera  oñatiarra desde hace muchos años en estas tierras  llamadas de la esperanza y de la alegría porque gracias a la gran población joven  y dinámica, estos países si son orientados y gobernados con responsabilidad, honradez y justicia, tienen enormes potenciales para gozar de una convivencia armónica, justa , pacífica y democrática para que gocen de las oportunidades de todo país  desarrollado.
Actualmente me encuentro en la frontera de la República Dominicana con Haití. Un rio seco como lo es la región, nos separa de ese otro país que tantas páginas ha llenado en los últimos años no precisamente por cosas positivas, sino especialmente, por las tragedias de origen climático que han asolado parte de su territorio. Hace menos de dos años, tuve la oportunidad de visitar Puerto Príncipe y Jacmel desde Pedernales, recorriendo por caminos tortuosos y de montaña, el tramo que nos separa de esas dos ciudades a unos 160 kms.  Cuando llegamos a Puerto Príncipe después de varias horas en nuestra camioneta de doble tracción, sentí una fuerte desolación al comprobar sus calles deterioradas , edificios aún en ruinas y una inmensa cantidad de gente en las aceras vendiendo sus mercancías a los largo de las vías entre montañas de basura, cartones, latas, charcos de aguas estancadas, bicicletas y vehículos coloristas y destartalados. También vimos barriadas enormes de tiendas de campaña donde miles de refugiados víctimas del terremoto, esperaban alguna vivienda prometida, pero a la vez, avistamos edificaciones de barrios para damnificados y alguno que otro proyecto de remodelación. Después de atravesar la ciudad camino hacia Jacmel, definí a la capital haitiana como “ un basurero lleno de gente·. Sin embargo, admiré la ilusión de los haitianos para salir adelante, la construcción de caminos vecinales, algunos cultivos de cereales y el empeño de muchos en mejorar sus vidas .Me llamó la atención sobremanera, encontrar en distintos puntos del recorrido, varios coros de gente ensayando sus cantos para las liturgias cristianas. Los haitianos tienen además del sentido musical muy desarrollado, el de la danza y las Eucaristías que duran por lo menos dos horas.
Pero ya ha pasado el tiempo y he sabido de buenas fuentes, que la reconstrucción de carreteras, casas y edificios, va poco a poco devolviendo la dignidad de sus habitantes, aunque ello no significa que hayan crecido muchas oportunidades de trabajo y mejora en las condiciones de vida.
Volviendo a esta otra parte de la frontera, Pedernales es un municipio de cabecera y capital de provincia  que cuenta en total con unos 30.000 habitantes, la mitad de los cuales vive en el municipio donde me encuentro. Zona agrícola y pesquera del suroeste del pais dominicano, una de las provincias más pobres y menos desarrolladas a pesar de su enorme potencial turístico, ecológico y minero que ya ha despertado el interés de muchos poderosos y oportunistas, tanto del gobierno como particulares que han visto en esta región, el futuro de sus economías personales o colectivas y por ello, se están dando pasos para la construcción y mejora de vías terrestres, electrificación eólica, el problema del agua potable con el embalse de los ríos y otros asuntos  necesarios  para alcanzar los fines: convertir en zona de turismo ecológico sus playas bellísimas, sus parques y   paisajes.
Debido a la situación de emergencia de Haití, la población haitiana ha crecido enormemente, tanto en La República Dominicana como en esta zona fronteriza. Los barrios y colonias agrícolas altas, se han poblado de familias que intentan sobrevivir y mejorar trabajando como agricultores de terratenientes, empleadas domésticas  o vendedores-as. En la misma área fronteriza, hay un mercado binacional que se abre dos veces por semana y en la que unos y otros comercian su mercancía de verduras, ropas, calzados y demás. El intercambio mueve dinero y ambos además de necesitarse, se benefician. La precariedad en la salud del otro lado, hace que muchos-as haitianos vengan al hospital comarcal de Pedernales para su atención médica que es gratuita. Gran cantidad de mujeres haitianas dan a luz en este hospital nunca se les ha negado  la asistencia, pero la realidad es que el sistema de salud dominicano, se está resquebrajando y una de las razones que aducen los dirigentes, es la del enorme gasto sanitario.
Por otro lado, los haitianos han ido penetrando durante las últimas décadas a R.D. y  se habla de cifras de más de un millón de haitianos en un país de diez millones de dominicanos, un 10 %,   la mayoría sin regularizar sus papeles ni su estatus migratorio. En los últimos meses, el Tribunal  Constitucional de la R.D. ha establecido una serien de requisitos para la obtención de las visas y negado el estatus de dominicanos a los hijos de padres haitianos, considerándolos como personas de “paso” y no ciudadanos de derecho. Esto ha provocado una ola de protestas del país haitiano y de otros países especialmente latinoamericanos que han criticado las medidas adoptadas por el alto tribunal.
Mientras la polémica continúa, también la vida que no se detiene, y en nuestra labor misionera, intentamos junto a la iglesia local, dar respuesta a tantos retos que se nos plantean y a los que nos dedicamos por entero: dignificar la persona desde la educación primaria y secundaria en ética y  valores desde la fe que profesamos, acompañar y paliar el dolor y el sufrimiento a través de la red de salud que abarca a las personas desde su concepción hasta la edad adulta a través de la pastoral materno infantil, dispensario médico, centro nutricional, hospital;  acompañar y visitar a los reclusos de la cárcel , aportar desde la pastoral social con proyectos solidarios a la mejora de las condiciones de vida con la construcción de letrinas, pozos de agua, mejora de viviendas, escuelas rurales patrocinadas por la parroquia para migrantes haitianos, formación de técnicos comunitarios de salud .

Son muchas las necesidades y a veces la falta de recursos económicos, la negligencia de los dirigentes políticos, la escasez de puestos de trabajo, la carencia de muchos servicios públicos ,   el aumento de población y otros problemas derivados de la pobreza y la improvisación, dificultan el trabajo, pero en lo que depende de nosotras como iglesia, estamos tratando de responder a algunos de los muchos retos.






0 comentarios :

Publicar un comentario

te pedimos que seas respetuoso con este comentario.Gracias por tu colaboración.Eskerrikasko, zure parte hartzeagaitik