JUNIO-JULIO

  • Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

"MISIONEROS" ALDIZKARIA

Hirurehun hirurogeita hamar milioi gizaki ahaztuak. Haietan “Misioneros” aldizkariko apirileko orrialde zentralek bere arreta jartzen dute. Zifra horretan herri indigenak osatzen dituzten pertsona kopurua NBE kuantifikatu ditu. Beraien egoera eta babesten dituztenena kezkagarriak dira. Garapen turistikoak, ur bildu handiek eta meatze-jarduerek botatzen dituzte bere lurretatik, kalte-ordainketarik gabe eta bere ondoriozko pobretzearekin. Herri hauek erreakzionatu dutenean eta beraien eskubideak balioan jartzen saiatu direnean, ez dira beraietako gutxi izan tratu txar fisikoa, kartzelatzea, tortura edo, barne, hilketa jasan dutenak. Misiolari askok  hau bizi dute beraien ondoan. Elkarrizketa batean kontatzen digute Luis eta Ester nola sentitu duten eta bizi izan dute “bizitza eta herri osoko eskubideak babestuz lantzen duen Elizako indarra”.

Apirilaren 17an ospatzen den Bokazio Natiboko jardunaldia, , “Misioneros”-eko zenbaki honetan ere ospatzen da. Bihotzez begiratzen zaitu



Trescientos setenta millones de seres humanos olvidados. En ellos ponen su atención las páginas centrales de la revista Misioneros de abril. En esa cifra ha cuantificado la ONU el número de personas que integran los denominados pueblos indígenas. Su situación y la de quienes los defienden son preocupantes. El desarrollo turístico, las grandes represas y las actividades mineras los expulsan a marchas forzadas de sus tierras, sin indemnización alguna y con su consiguiente empobrecimiento. Cuando estos pueblos han reaccionado y han tratado de hacer valer sus derechos, no pocos de sus miembros han sido objeto de maltrato físico, encarcelamiento, tortura o, incluso, asesinato. Muchos misioneros viven a su lado esta situación. Entre ellos, Luis y Ester, que, en una entrevista, cuentan cómo han sentido y vivido “la fuerza de una Iglesia que trabaja defendiendo la vida y los derechos de pueblos enteros”.

0 comentarios :

Publicar un comentario

te pedimos que seas respetuoso con este comentario.Gracias por tu colaboración.Eskerrikasko, zure parte hartzeagaitik